martes, diciembre 01, 2009

Cádiz, la ciudad que sonríe ...

Tuvimos nuestro primer aplauso al llegar a la recepción del alojamiento reservado. Al saber que veníamos a bailar, un señor nos comentó que igual venía a vernos pero que iba por delante que él ya nos daba el aplauso y allí mismo, se arrancó ... me viene a la cabeza en un extraño flashback cinematográfico, la frase que le espeta mi añorado Banderas de "Átame" a su secuestrada Victoria Abril cuando le trae una caja de bombones: "Un puntito". Pues este fué el primero de los muchos "puntitos" que nos regalaron los gaditanos.

La tacita de plata nos recibió con un sol de justícia y un bellísimo Atlántico. Nuestro cuartel general estaba situado en el Paseo Marítimo de Playa Victoria y llegamos a la hora de comer así que nos entregamos enseguida y gustosas al tapeo generalizado. Recalamos en el "Arte Serrano" y confraternizamos con nuestras primeras tortitas de camarones acompañadas de queso frito, salmorejo, palitos de berenjena, chipirones y demás... regado todo ello con algún litro que otro de sangría por antojo de tita Dai. La sangría le encanta y en Barcelona no encuentra un lugar donde le acierten en la materia así que se desquitó en Cádiz y nosotras con ella ;) Sólo nos faltó redondear con un décimo de lotería que había estado presenciando nuestra glotonería desde la barra, acababa en 13 ... pero se nos escabulló... ya no quedaban décimos. Queda pendiente hacerse con uno de ellos y creo que es de justícia que acabe en 13...


Como mandan los cánones del dejarse llevar, cafelito en el Paseo Marítimo, en el que nos calificaron de "flores de invernadero", no llegamos a deducir si por ser flores de otoño o por el politono espectral que lucía nuestra piel en camiseta de tirantes, yo me inclino por esto último...

Tras el cafelito, dulce siesteo. Nos levantamos cuando atardecía y disfrutamos del primero de los dos impresionantes atardeceres en la ciudad. Pusimos rumbo a la parte antigua de Cádiz, una delícia. Cenita en casa, con nuestro particular festival del humor, a resaltar el concurso de saludos que organizamos tras la cena y del que salí claramente ganadora. Salida nocturna por Muñoz Arenilla y vuelta al cuartel general a dormir a pierna suelta, menos Di, que tenía terrores nocturnos con los cochecitos de muñeca y muñecas incluídas que dormían en la puerta de nuestros vecinos.


A la mañana siguiente, desayuno relajado y rumbo de nuevo al casco antiguo. Divisamos unas calles cortadas que parecían estarlo para la suelta de astados y nos descentró el dato sin darle más importancia, concentradas en la búsqueda de "La Gorda te da de comer" donde volvimos a ejercer el arte del tapeo. Poco sospechábamos la que se iba a liar el domingo con los morlacos escapados... no quiero ni pensar que su despendole hubiera coincidido con el nuestro...
Una vez tapeadas, nos lanzamos a cumplir uno de los antojos de Mo, unos churros de La guapa en el Mercado General de Abastos pero el puesto resultó estar cerrado así que tomamos un cafelito en la Plaza de las Flores y mientras se jugaba en el Carranza volvimos al apartamento para hacer la maleta, estucarnos y dirigirnos a la Sala Anfiteatro, lugar de la actuación.
Llegamos pasadas las 19 horas y tras acomodarnos en el backstage salimos a echar un vistazo a la sala que nos dejó impactadas porque realmente tiene un encanto muy especial. Probamos escenario y nos adentramos en el backstage a la espera del pistoletazo de salida.
Isabel Mebarak es la culpable de que por segundo año consecutivo se haya celebrado en Cádiz el Proyecto Salamandra y que en esta edición se haya contado con nosotras. Le alabamos el gusto en lo primero y en lo segundo ;)
La gala empezó con la tremenda energía de las Raqs Al Hilal y se sucedieron las actuaciones hasta dar paso al broche final, uno de los temas en directo del grupo de rock gaditano
Kool. Los chicos de Kool estarán muy prontito en Barcelona presentando disco y os recomendamos que no os los perdáis!!!
Bailamos Trust in Me en la primera parte y Blade Runner en la segunda. La vida en el backstage transcurrió con muy buen rollo, especialmente con las siempre encantadoras Raqs Al Hilal y las Nirmanakaya, todo un grato descubrimiento. Felicitamos especialmente a Isabel por el Proyecto, sabemos lo que cuesta montar un saraito al uso, la felicitamos por la iniciativa, por el trabajo y por la ilusión y deseamos que el Proyecto tenga muchísimas ediciones más.
Hay un eslogan turístico que reza "Cádiz, la ciuad que sonríe" y que creemos que acierta de pleno, encierra la sensación que nos trajimos a Barcelona, una nube de buena honda a la que también ayudaron mis chicas que son reguapas, rebuenas y regraciosas y da gusto irse de GH con ellas. Así que nosotras nos vinimos también con una sonrisa y con mucho material para nuestras cajitas personales, esas donde guardamos las cosas que nos gusta recordar.

7 comentarios:

SILVANA dijo...

la reportera mas dicharachera...

Terrius dijo...

jajaja está genial la reseña!
sobre todo cuando os aplaude el tio ese xDDD

yo casi me traigo a un camarero... que le pedí un café y una tila, y nos tiramos 10 minutos hablando de su cafetería y del festival xDDD

Por cierto, puedo agregar la dirección de la reseña a la web del Proyecto Salamandra?


:)))

hydrus dijo...

Terrius detrás está Mebarak no?¿?¿?¿ pues claro que puedes agregar la reseña!!! Besos!

Naida dijo...

Como disfruto de la crónica siempre, me parecen letras geniales!!!. Como os lo habéis pasado, no???

RAQUEL dijo...

que buena crónica!

Zaib dijo...

Me alegra, que os haya ido tan bien,
os lo mereceis.
Besitos.

Chayo dijo...

Qué guay lo de las cajitas!!!!!!!!!Me encanta!!!!!!!
Besitos besotes!!!